El Incremento al precio de la leche, gran riesgo para los productores

elpreciodelalechePor: Ricardo Sánchez Rondón.

En el mes de marzo se reajusta el precio de la leche al productor. El sistema de pago, concebido con un componente de mercado interno (90%) y una porción correspondiente al mercado internacional (10%), no es remunerativo para los productores si establece reajustes por debajo del (10%), de los cuales el (8%) corresponden a la variación mínima de costos de producción de la ganadería de leche en el 2016. Más aún, se requiere incentivos adicionales para reactivar regiones que pese a su importancia, han venido perdiendo terreno en la oferta de leche nacional.

Si bien el sistema de pago vigente para la leche flexibiliza las condiciones del mercado interno para ajustarlas de acuerdo con las tendencias internacionales, la evaluación para los últimos años muestra una baja capacidad de respuesta de la industria frente a esta concesión hecha por los productores de leche al mercado externo: así es como durante la vigencia del sistema de pago actual de leche a partir del 2012, los precios internos siguen muy de cerca a los internacionales

No obstante, el acopio de la leche nacional viene perdiendo terreno frente a las importaciones. En el 2016 las importaciones de leche en polvo representaron un diez por ciento del acopio formal de leche, quintuplicando las importaciones realizadas en el 2011; ello sin contar las crecientes importaciones de lactosueros. Las exportaciones por su parte, han llegado a un mínimo nivel, de tan solo 804 toneladas en el año 2016.

Los efectos del rigor climático, como el Niño y la Niña, en buena parte han incidido en una menor disponibilidad de la oferta interna de leche. Pero la principal explicación de la contracción de la oferta de leche es el desestimulo selectivo a regiones tradicionalmente productoras. De acuerdo con la información de la USP, algunos clusters en formación, incluidos aquellos tan importantes como Boyacá, Nariño y del Caribe, padecen de rezagos en los reajustes de precios frente al precio promedio al productor que oscilan entre el 2 por ciento en el mejor de los casos, hasta un 15 por ciento. Este rezago coincide con contracción en la oferta de leche en estas regiones en el 2016 que alcanza inclusive la oferta del departamento de Cundinamarca.

El reajuste al productor para el presente año anunciado por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, no consideró la variación de los costos de produccion que fue del (8%) y el IPC para los lácteos que fue del (9%) para el 2016 los cuales deben trasladarse a los productores. El sistema de pago debe revizarse a profundidad ya que su legitimidad reside en la credibilidad.

Un incremento del 7% no orientará al sector a promover una oferta más estable en el tiempo, que permitiría sustituir las importaciones causadas por las contingencias climáticas. La producción y almacenamiento de forraje así como el aprovisionamiento de agua para épocas de sequía se vera afectada al no disponerse de recurso para tal fin.

El sistema de pago muestra señales de agotamiento en su incapacidad para oxigenar la producción nacional a través de mayores exportaciones, puesto que las ventas de lácteos al exterior vienen disminuyendo. Por el contrario, las importaciones crecientes substituyen la oferta de zonas especializadas lecheras, como Boyacá, en tanto que las exportaciones son cada vez menos.

Grave escenario para una multitud de productores, la mayoria de pequeño tamaño.

ImprimirCorreo electrónico

La paz como una oportunidad para modernizar la ganadería y enriquecer el campo

LA PAZ EDITORIAL RICARDOPor: Ricardo Sánchez Rondón.

Los Acuerdos de La Habana desatan agudas pugnas y polarizaciones entre los ganaderos, sus gremios, el gobierno y sectores de la opinión pública. En gran medida porque hay temores fundados sobre el futuro del sector, la propiedad y el uso de las tierras ganaderas. El anuncio de transformaciones sobre el campo donde los ganaderos poseen el 81% de la tierra productiva–30 millones de hectáreas, implica su participación en el debate. Pero además, los ganaderos fueron víctimas principales de la guerrilla durante cinco décadas, a través del abigeato, el desplazamiento forzoso, el secuestro y la extorsión. Como propietarios y como víctimas, los ganaderos deben participar en las decisiones sobre su futuro y el de la actividad que le da el sustenta a 500 mil familias. En este sentido es indispensable crear una nueva interlocución para convertir los acuerdos de La habana en la oportunidad para transformar y modernizar la ganadería colombiana, antes que se convierta en nueva fuente de conflictos que impidan la paz.

Continuar leyendo

ImprimirCorreo electrónico

Intensificar la Ganadería a partir de la Agricultura.

ganaderiayagriculturaLa ganadería colombiana ha venido siendo objeto de críticas en las últimas semanas; se le acusa de concentrar una cantidad excesiva de tierras, en tanto que la productividad del sector es baja, si se mira por la capacidad de carga, de apenas 0,63 cabezas por hectárea. Adicionalmente, se atribuye a los ganaderos la defensa unánime en torno a la gran propiedad de la tierra, así sea en contravía del desarrollo de las regiones.

Como lo he expresado en otras ocasiones, toda simplificación conduce a excesos. Si la concentración de tierras fuera inherente a la ganadería, serían inexplicables los prósperos núcleos de pequeños ganaderos en Nariño, Boyacá o Cundinamarca. También es incoherente el pretendido apoyo unánime de los ganaderos a la gran propiedad cuando un 45 por ciento de los 450 mil productores son deficitarios en tierras, por su condición de micro-productores. Si la productividad hubiese crecido tan poco, el país no sería autosuficiente como lo es en la actualidad, en leche.

Continuar leyendo

ImprimirCorreo electrónico

Entre la Debilidad y la Solidez de la Institucionalidad Ganadera.

cincoEn algunos sectores de la ganadería ha venido proliferando la percepción de estar frente a una división gremial e impulsan la consigna de mantenerse unidos. Asimilan la eventual unidad de los ganaderos como un indicio de fortaleza, y a la vez, interpretan una división en sus estructuras organizativas, que podría ser exógenamente inducida, como el debilitamiento de la institucionalidad ganadera.

No obstante, esta percepción tiene ingredientes de utopía a la vez que subestima lo que representa la institucionalidad ganadera en la actualidad.

Continuar leyendo

ImprimirCorreo electrónico

Patrones de desarrollo diferenciados en la ganadería: Un reconocimiento necesario.

ganaderiaEl inventario ganadero permite evaluar las tendencias de la ganadería. A simple vista, su evolución ascendente desde el 2004 hasta el 2010 y posterior disminución a niveles cercanos a los del 2006 confirmarían los indicios hacia un estancamiento de la ganadería.

No obstante, a partir de un análisis más detallado se pueden plantear tres patrones diferenciados en la evolución de la ganadería, que deben ser considerados para el diseño de políticas y estrategias de fomento específicas: 1. El primer patrón de desarrollo ganadero corresponde a los departamentos con disminución de inventarios, pero cuya mayor especialización permite generar una oferta creciente, basada en un mejor desempeño productivo, sea para el mercado interno o externo.

Continuar leyendo

ImprimirCorreo electrónico

Otro desafío para la Ganadería Colombiana: La Devaluación

devaluaionLa creciente devaluación se ha venido tornando onerosa para los ganaderos a través de sus costos de producción. A julio del 2015, la devaluación real, descontada la inflación, es del 49 por ciento anual, suficiente para corregir el retraso cambiario de un 35por ciento; el exceso de depreciación de la moneda nacional, en un 14 por ciento, obedece al efecto negativo del bajo precio del petróleo en la economía colombiana.

Continuar leyendo

ImprimirCorreo electrónico